Aprende de lo viral

"montacargas"

Antes la palabra “viral” casi nunca se usaba, ahora es conocida porque los contenidos en las plataformas de internet se propagan en cuestión de segundos. Cualquier foto, artículo, o vídeo que subas o que te hagan puede ser usado en tu contra. Todos hemos visto como les han arruinado la vida a todos los “ladys” y “lords”, como estas personas han cometido graves errores, pero que gracias a que todo se hace viral, se han arruinado sus vidas.

Aparte de todo encontramos en internet el humor más negro y acido. Hay cientos de vídeos de accidentes inundando las redes, y en lugar de verse con mortificación, se reciben entre carcajadas. De igual manera, encuentras accidentes de todo, en patineta, en coche, de personas saltando, de personas corriendo, hasta hay un apartado en Youtube en el que hay recopilación de accidentes de montacargas, ¿o sea qué es eso? En serio, hay ya una categoría hasta para nombres que no tienes una idea que existían.

Yo ya no sé si eso les da risa, o es para concientizar, o simplemente los ponen por morbosos. Pero sea lo que sea, no estoy en contra de la diversión, ni nada por el estilo, deben dejar al menos una huella en nosotros, que nos ayuden a concientizar, dependiendo en el área en la que te encuentres.

Es decir, si fue un vídeo de accidentes de montacargas, carros plataformas, y trabajas junto a éstos, pues infórmate si la empresa en la que laboras tiene sus máquinas en buen funcionamiento y con el mantenimiento adecuado. Porque se te está demostrando los peligros de trabajar junto a estos aparatos, y si ya ventilaron a un pobre individuo y su sufrimiento, al menos que esto sirva para algo.

Carros-plataformas

Porque puede haber un accidente absurdo y en el que no haya gran peligro, como por ejemplo, con carros plataformas, que aunque se te caiga jamás te va a matar. Hasta el montacargas que puede lograr cercenarte una extremidad. O algo más común, como un accidente de coche cuando se maneja demasiado rápido en una curva, o no se usa el cinturón.

Por lo tanto quiero sacar dos reflexiones, con los vídeos virales que ya hay y no podrás quitarlos, intenta al menos crear conciencia de lo que a le pasó a los protagonistas de estos vídeos. Y por último, que no compartas todo lo que ves, porque no sabes a quién le estás arruinando la vida por un error que cometió, y que tú puedes ser el siguiente en aparecer, nunca se sabe.

 


No corras antes de caminar.

"Globos-metálicos"

¡Quiero volver a tener la inocencia de una niña de quince años! Exijo que el tiempo se detenga, que regrese momentáneamente al pasado. Ahora recuerdo con cierta añoranza lo impaciente que estaba por crecer, como creía que dominaba al mundo, cuando solamente era una pequeña adolescente. Quiero regresar a esa certidumbre que todas las posibilidades estaban al alcance de mi mano, y que no podía equivocarme. A esas ansias que tenía por crecer, y que me dejaran de tratar como una niña chiquita.

Quiero regresar a esos momentos en donde los globos metálicos eran la sensación en los cumpleaños y los días de San Valentín. Recuerdo como siempre exigía que me regalaran un globo en mis festejos, todo llamativo, con colores fosforescentes y grandes letreros que expresaban su cariño por mí. Porque ese globo representaba la ingenuidad, la facilidad que teníamos para ser felices con cualquier cosa.

Ahora no puedo evitar sonreír cuando veo a los señores sosteniendo los hilos de las docenas de globos que intentan vender, no importa si tienen la impresión marca en globo metálico, o simplemente son las figuras de las nuevas caricaturas, o los clásicos que siguen vendiendo desde que era una niña.

Que una amiga te regalara un globo significaba un montón de cosas que los adultos no podían entender. Era el símbolo de la amistad, un poco de que todos te vieran por unos momentos que alguien te quería lo suficiente, y pues sí, cierta pertenencia. Son sentimientos que tienen que ver con la inmadurez, de alguna manera, y que después se van atenuando bajo la importancia de otras responsabilidades.

Algunos se extrañan porque si vamos a un evento, me quedo contemplando esos globos (porque también son multiusos), pero evocan para mi otra época, otro tiempo en el que todo se solucionaba con más facilidad. Esos tiempos que ahora se escurren dentro de mi memoria, pero que siempre estarán presentes en lo que me he vuelto.

Si eres un adolescente el que está leyendo esto, te aconsejo que disfrutes tu juventud, que aunque suena a consejo de viejito, no corras antes de caminar. Y con caminar me refiero a ir por un sendero tranquilamente, disfrutar del sol en tu piel, de los amores juveniles, de la caricia de tus padres cuando estás triste, y del sosiego que da el no tener responsabilidades. Porque cuando se corre, no se hace por gusto, es porque la vida ya no te permite detenerte, ya no es posible que contemples, ahora debes actuar. Y créeme, eso cansa. Nada es tan fácil como cuando eres joven.


Venciendo miedos

"Cursos-de-manejo-DF"

No sé manejar, tengo veintitrés años y me da pánico estar enfrente de un volante. Es algo que es decepcionante, porque manejar ya se ha vuelto una necesidad en las grandes ciudades. Hay varias zonas dentro de la Ciudad de México a las que no puedes acceder usando el transporte público, o simplemente se convierte en toda una odisea intentar usarlo en horas pico, o está cerrado por fallas o por ser demasiado tarde. Son muchas las opciones en las que te puede traicionar ese complicado tren subterráneo y sus alternos, es por eso que siempre es necesario abrir tus opciones.

Por esas razones me armé de valor y puse en mi buscador: cursos de manejo df. Sé que no fue la manera más original de comenzar mi exploración, sin embargo con algo podía empezar. Me desplegaron varias opciones que estuve valorando, y viendo cuál era la que más se acomodaba a mis necesidades.

¡Pero eran demasiadas opciones! Así que me concentré en la zona por la que vivo, por lo tanto terminé buscando cursos de manejo en Tlalpan, y así logré que mi búsqueda se redujera. Encontré un lugar que me pareció muy interesante, y que tenía muy buenos comentarios de los que allí estudiaron.

Y llegó el día, quisiera decir que entré al lugar tranquila y con valentía. Sin embargo, eso sería mentirles. No, mi entrada fue mucho más dramática, llegué pálida al lugar, con las manos sudadas, intentando disimularlo tallándolas discretamente en el costado de mis pantalones. Posaba nerviosamente mi mirada en todos los que estaban ahí, y en un momento quedé estática sin saber a dónde acudir. Pero el gran servicio del lugar, hizo que un joven llegara rápidamente a mí y me comenzara a explicar a dónde tenía que acudir.

Al final la historia no se vuelve más interesante porque la persona que me enseñó estaba altamente calificada, y no tuve mayor incidente. Logré sacar mi licencia, y dar un paso más a la inevitable adultez. Solo me falta comprar mi primer coche, ya sea Toyota, Ford, o es otro paso que deberé aprender, pero más adelante.

Sé que la historia es sencilla, y puede parecer que no tenga mucha trascendencia, o hasta chance se están preguntando por qué les estoy contando esto. Bueno, simplemente porque como dice una frase que me gusta mucho, el valiente no es aquel que está ausente de miedo, es la persona que sabe enfrentarse a él. Este pequeño relato es como una persona deja todo rastro de inocencia para aventarse a un mundo en el que cada día se te exigen más cosas, más responsabilidades, más valentía.

Y que puede resultar bien, a pesar del miedo, pero depende de cómo lo sepas manejar. Muchas gracias por leerme, puedes dejar los comentarios que quieras aquí abajo, y hasta la próxima.